You are here
Home > Opinión > LA DEMOCRACIA PROFUNDA, ESTÁ EMERGIENDO EN LA TRAGEDIA

LA DEMOCRACIA PROFUNDA, ESTÁ EMERGIENDO EN LA TRAGEDIA

 

En medio de la incertidumbre y la zozobra frente al panorama político nacional, a nuestro parecer el país tiene la oportunidad de avanzar hacia la democracia profunda, debido a que en la historia de Colombia nunca antes la sociedad había opinado sobre algún tema político de manera generalizada, donde los campesino, negritudes, indígenas, estudiantes, trabajadores, la gente del común, esa que tan solo gana para vivir; están abriendo los ojos frente a la clase política que ha gobernado el país durante toda nuestra historia a favor de las mismas elites que financiaron la campaña del no. Esto es una ganancia, que deja la perdida en el plebiscito para poder concretar los acuerdo de la Habana y transformar radicalmente el país, que al releerlos uno se muestra impotente a la renegociación teniendo en cuenta que realmente son los mínimos para deja la guerra atrás.

Por otro lado, las FARC-EP son las que menos han perdido frente a ese No, aunque suene contradictorio, porque las elites liberales oligárquicas que representa Santos, tendrán que explicar porque fue la guerra de 52 años, aspecto en el que no se profundizo para no debelar las causas de su persistía y de su combustible que es la poca o nula participación de fuerzas alternativas a las tradicionales como también de su exterminio, la exacerbada concentración de la tierra, las pocas alternativas de los campesinos a cultivos de uso ilícito, la mercantilización de los derechos sociales que destina a la enfermedad e ignorancia a quien no puede comprar la salud y la educación, entre otras. En conclusión un Estado débil e ilegitimo frente a los ciudadanos, evidenciado en el 62% de abstención en el plebiscito.

Esto permitirá que la gente deje los odios y se pueda abrir a comprender su país pero sobre todo se pueda comprometer a transformarlo. Esto es lo que más teme los señores de la guerra comandados por el Señor Uribe, que una vez más queda expuesto a sus tradicionales tácticas y estrategias políticas enmarcadas en el odio, la muerte y la mentira, como lo ratifica el gerente de la campaña del no, que afortunadamente expreso la forma como ganaron. De esto queda una reflexión y es sí este sector político tiene derecho a tener voz después de estos sucesos.

Un acto de constricción de los ciudadanos que por esta manipulación votaron NO, es exigir que este sector no los represente y que se puedan aclarar las dudas frente a los temas como: “Colombia es la próxima Venezuela” “El acuerdo quiere que Colombia sea un país de homosexuales” “se va quitar el 7 % de la mesada pensional para implementación de acuerdos” “se va quitar la tierra para dársela a los guerrilleros” “los acuerdos promueven la impunidad” “le van a pagar 1800.000 a los guerrilleros” “ Colombia se va a volver, castro chavista”, por nombrar algunas de las falacias. Sí finalmente se aclara eso, los acuerdos deben permanecer intactos debido a que este sector guerrerista ha mostrado incapacidad y nula voluntad para hacer propuestas concretas.

También es necesario mirar algunos errores del gobierno en la campaña por el Sí, el primero fue convocar un plebiscito para garantizar un derecho contra-mayoritario teniendo en cuenta que es un derecho configurador y esencial de la dignidad humana como lo admite la Corte Constitucional que no puede depender de una consulta popular que además no tiene efectos jurídicos, tan solo políticos. Por otro lado, centraron los esfuerzos en la campaña en romanticismo de un país en paz, de la posibilidad de un mejor mañana para el país, pero tampoco fueron concretos con las bondades de esa apuesta. Otro apuesta errada, fue intentar explicar los acuerdos a las personas en menos de 2 meses porque no hizo el esfuerzo de hacer pedagogía durante los 4 años del proceso, mientras el Uribismo llevaba haciendo campaña con mentiras pero claras, concretas, sencillas y simples desde el inicio del proceso, envenenado corazones y mentes.

Por último, la licencia de Gina Parody para hacer campaña por el Sí, que venía de un escándalo por las cartillas de ideología de género según el Uribismo, disputa que sin lugar a dudas tenemos que dar frente los sectores progresistas por eliminar las desigualdades e inequidades de género como también combatir al patriarcalismo; pero que en la pugna política se debe leer el momento en términos tácticos y estratégicos para avanzar en la consecución de los objetivos políticos, y finalmente Parody en vez de sumar, restaba políticamente. Lectura que hizo el Uribismo de un país homofóbico, machista y misógino; abriendo otra oportunidad para seguir cargando el arsenal contra la paz.

Frente a las organizaciones sociales habrá que decir que pecamos de ingenuas al seguir jugándonosla por la esperanza romántica e idílica de un país en paz de manera homogénea sin leer las poblaciones y comunidades, donde hacíamos pedagogía de paz. Por ejemplo en la ciudades capitales en los barrios populares donde más se concentra la población, debimos mostrar los horrores de la guerra con crudeza: mutilados, niños huérfanos por la guerra, desplazados, familias destruidas por ausencia de uno de sus miembros, mujeres violadas por paramilitares y empaladas, entre otras; no para exacerbar el odio y resentimientos, sino para decir que los que mueren en la guerra y quienes nos toca esos vejámenes de la guerra es a los empobrecidos no a los estratos 5 y 6. Debimos evidenciar lo que ha traído la guerra. Una sociedad que ha naturalizado la muerte requiere de cosas más crudas, finalmente mostrarlas como son, para mirar lo que vamos a dejar atrás y observar el porvenir con esperanza.

Frente a lo que viene cuatro cosas puntuales: la primera es que el cese bilateral debe persistir de manera indefinida con el protocolo pactado por las partes; el segundo, es que los acuerdos se deben mantener y que la ciudadanía los haga suyos dotándolos de legitimidad pero sobretodo exigiendo la inmediata implementación en todo el territorio nacional; la tercera, es la necesidad como organizaciones sociales y políticas arreciar con iniciativas cargadas de creatividad e inteligencia extrema, para convocar a la gente frente a la defensa del acuerdos final entre FARC y Gobierno Nacional que permita articular un Movimiento social y popular nacional en defensa de la paz. El cuarto, radica en defender, respaldar y resaltar el papel de la grandeza de la victimas en este proceso que no puede ser reversado por el odio de quienes no han vivido las desgracias de la guerra.

Por último, es interesante la propuesta del expresidente de la corte Eduardo Cifuentes, frente al convocar a Cabildos para refrendar los acuerdos, pero debería estar más en la vía de la implementación de los mismos desde los territorios, allí podría ganar el país en construir una autentica y verdadera democracia, que el pueblo decida pero sobre todo que la gente del común participe y disponga de su patria como nunca lo ha podido hacer. ¡Santos no le de miedo! habrá las compuertas de la democracia y de seguro será más recordado por eso, que por el Nobel de paz que entre otras también le pertenece a las FARC-EP. Hoy más que nunca la consigna de Allende sigue vigente ¡La historia es nuestra y la hacen los pueblos!

Julián Orjuela – Carolina Rendón

Miembros de Colectivo de Salud Abran la Puerta

 

 

 

Similar Articles

Deja un comentario

Top