You are here
Home > Opinión > 524 años de resistencia, dignidad y construcción de patria

524 años de resistencia, dignidad y construcción de patria

Es el momento de recordar que quienes lucharon y ya no están no se olvidaran jamás y no daremos un paso atrás hasta recuperar lo que es nuestro y de nadie más.

Rigo
Marcha Patriótica

Al llegar los primeros barcos de España a nuestro continente, llegaron también los primeros europeos a nuestra tierra, quienes se encargaron de asesinar, violar y explotar a quienes por derecho propio les pertenecían estas tierras y todo lo que en ellas existía. La codicia y el egoísmo se esparcieron por todas partes y así pasó también con la traición que aquellos cometieron en contra de sus hermanos y hermanas por algunas monedas del extranjero ladrón. Y así pasaron los siglos, quienes fueron testigos de quienes se rebelaban y morían por sus ideales de libertad y justicia.

Llego el momento y se levantó de la organización el puño popular en contra de españoles y criollos vendepatrias, y derribó por un instante las columnas que sostenían la explotación, la miseria y el hambre. Los pueblos hablaron y decidieron que no aguantarían más tales insultos, que no permitirían que su tierra fuera saqueada por gentes de otras partes; que no permitirían que sus abuelas y abuelos fueran esclavizados, que sus niños fueran golpeados, que las mujeres fueran violadas, que sus riquezas fueran desperdiciadas; ni que su selva y montaña fueran derrumbadas. Y después de caminar la palabra e iniciar la marcha, los pueblos gritaron ¡basta! y se armaron y pelearon y por un momento triunfaron.

Luego vino la calma y después la pereza, la pelea entre ellos y el mal consejo; y se produjo la traición. Reino el egoísmo y de nuevo el verdugo gobernó y así se mantuvo por un siglo o más y de repente el pueblo volvió a explotar, indignado grito ¡libertad! y se lanzó a calles y campos a luchar por una justicia social. La semilla se plantó y la necesidad de patria continúo. Lucharon sin descanso mujeres y hombres; miles de pasos dieron y miles de vidas ofrecieron. Se encargaron de lo imposible y a los que solo miraban dejaron lo posible. La gran marcha continuó y quienes la defendieron e insistieron nunca jamás murieron, pues sus nombres iluminan la larga noche de injusticia que ya pronto termina.

Hoy, luego de 524 años de lucha, resistencia, victoria y dignidad, hay que fortalecer nuestro amor a la patria, que no es otra cosa que la fidelidad al pueblo trabajador, a nuestros padres y madres; a nuestros abuelos y abuelas, a sus tradiciones culturales; defendiendo activamente nuestro patrimonio y nuestras raíces, sacrificándonos por nuestra familia, por nuestros hermanos de vida y de lucha, por nuestros amigos realmente leales, por nuestros intereses populares, sin bajar la guardia y continuar peleando por la soberanía y el bienestar del pueblo, rechazando el pisoteo extranjero y fortaleciendo desde nuestras posibilidades la solidaridad con todas las luchas en contra del opresor mayor: el egoísmo.

Hoy, después de más de cinco siglos, no hay invasión que celebrar. Es el momento de recordar que quienes lucharon y ya no están no se olvidaran jamás y no daremos un paso atrás hasta recuperar lo que es nuestro y de nadie más. ¡12 de octubre, día de dignidad y resistencia!

Similar Articles

Deja un comentario

Top