You are here
Home > Colombia > Violencia contra la mujer ¿Solo un titular de noticias?

Violencia contra la mujer ¿Solo un titular de noticias?

Por: Paula Rodríguez – APA

Al parecer, los casos de violencia contra la mujer siguen engrosando las cifras de medicina legal. Cada día que pasa en Colombia los medios difunden una nueva muerte, violación o golpiza propinada a niñas y mujeres del país.

Recientemente, hemos conocido aberrantes casos de violación y asesinato de bebes y niñas que no pasan de los 5 años, y claro, como debe ser, los colombianos forman un debate alrededor de esos hechos, razón por la cual, durante 1 o 2 días vemos en las redes sociales imágenes de todo tipo, tendencias y noticias de investigaciones y algunas veces de otros casos que parecen conocerse de un momento otro, y se evidencia que hay boom mediático alrededor de esta problemática que azota al país.

Por supuesto indignarse no está mal, pero lo que si pone en cuestionamiento la forma de indagación de los colombianos es que el rechazo a ese disparo alarmante de asesinatos quede en el olvido cuando ya en las redes no se está moviendo la noticia, o cuando los noticieros no hablan de eso, porque aunque no se diga nada en televisión, en twitter o Facebook, muy seguramente mas mujeres están siendo violadas, golpeadas y asesinadas en el país, pero como no son titulares de noticias, aquí no ha pasado nada.

Es por esto, que para indagar más acerca de este polémico y al parecer ya olvidado problema, la Agencia Colombiana de Prensa (APA) habló con la Abogada Lilibeth Cortés Mora, quien hacía parte de la Corporación sisma mujer, una organización feminista que trabaja por la construcción de un mundo sin violencias contra las mujeres y la niñas.

 

APA : ¿Cómo cree usted que la sociedad colombiana ha fomentado el aumento de la violencia a la Mujer?

 

L.C : La violencia contra las mujeres se alimenta de múltiples formas: Podríamos hablar primero, de la discriminación histórica y estructural que no nos permite en muchas ocasiones ser consideradas como ciudadanas de primera. Esto puede significar que grupos poblacionales se sientan autorizados a agredir a quienes consideran con un menor estatus.

Las mujeres han ido aumentando su participación en la sociedad, ya no desde los roles tradicionales, sino en otros lugares, que les garantizan mayor autonomía y poder. Así mismo, conocen más sus derechos y cómo protegerlos. Esto implica que no están dispuestas a aceptar situaciones de violencia como la que vivían sus madres o abuelas. Esto es sin duda un mecanismo de confrontar el sistema de dominación patriarcal que para perpetuar y legitimar su control acude a la violencia.

Por su parte el Estado, cuando no interviene de manera pronta y oportuna en las situaciones de violencias contra las mujeres, le envía el mensaje a la sociedad que estos hechos son aceptados y tolerados, con lo cual muchas personas se sienten autorizadas para seguir agrediendo.

Finalmente, debates como el de la supuesta “ideología de género”, que se dio a partir de la estrategia de algunos grupos para fortalecer el “No” en el plebiscito, generar que los derechos de las mujeres vuelvan a la escena de discusión pública, como algo que no está consolidado. Ese discurso tiene también el efecto simbólico de legitimar la discriminación.

 

APA : ¿Que opina de que los feminicidios hasta el momento solo estén siendo visibilizados por una simple cifra?

 

L.C : Creo que estamos en deuda para visibilizar cómo funcionan los ciclos de las violencias que afectan la vida de las mujeres, y que ante la ausencia de intervención estatal, desembocan en el feminicidio. El tema de la violencia feminicida debe trascender de los casos puntuales y situarse en el debate público sobre la responsabilidad de la sociedad en la producción de sujetos que agreden y asesinan mujeres, y sobre qué necesitamos hacer como sociedad para que estos hechos no sigan ocurriendo.

 

APA : ¿ Cómo califica la reacción de la policía al momento de intervenir en estos casos

 

L.C : Lamentablemente mi experiencia en el tema no me permite decir que es adecuada. Por supuesto nunca es posible generalizar, pero sabemos que cuando las mujeres acuden a la Policía para recibir atención, sus denuncias no son tomadas en serio, o no se les brinda la información necesaria y oportuna sobre la ruta de atención.

En el caso de Claudia Rodríguez, sabemos que ella el día de su asesinato solicitó protección a la Policía, pero no se observó ninguna acción seria encaminada a protegerla.

Sumado a ello es preocupante el número de policías que agreden a sus parejas o ex parejas. ¿Cuál es la política institucional de la policía para atender este tipo de casos que se dan dentro de la institución?

 

APA : ¿Usted cree que haya alguna manera de hacer un llamado a las mujeres colombianas para que denuncien estos casos, ya que se conoce que un corto porcentaje lo hace.

L.C : A pesar de que muchas mujeres pueden sentirse desalentadas a denunciar por casos como el de Claudia Rodríguez, también hay casos de éxito, en los que el agresor terminó en la cárcel o desistió de agredirlas y las mujeres pudieron restablecer sus proyectos de vida. Denunciar la violencia contra las mujeres nos permite sacar esa situación del espacio privado, al público. Que las autoridades conozcan estos hechos posibilita que se puedan activar los mecanismos de protección.

 

APA : ¿Cree usted que las mujeres en Colombia siguen siendo discriminadas por su género

L.C : Sin duda. Basta remitirse a las cifras del Instituto Colombiano de Medicina Legal y Ciencias Forenses para evidenciar que más del 80% de casos de violencia intrafamiliar y sexual ocurren contra mujeres y niñas. Las mujeres tienen tasas más altas de desempleo, sufren la brecha salarial y el denominado “techo de cristal”. Estas cifras nos permiten afirmar que esta sociedad discrimina y violenta a las mujeres por el hecho de serlo.

 

APA : ¿Qué opina usted del procedimiento de cauciones que brinda la policía a las mujeres que intentan denunciar acoso o violencia.

L.C : Lo que siempre sugerimos a las mujeres es que acudan a la Fiscalía General de la Nación o incluso a las Comisarías de familia para que allí les otorguen medidas de protección en el marco de la ley 1257 de 2008, que es la Ley de no violencias contra las mujeres. Esto porque la ley tiene un enfoque de derechos humanos de las mujeres, que es el adecuado para tratar estos casos, que son una violación a los derechos humanos, mientras que las cauciones que brinda la policía están inscritas en lógicas de conflictos cotidianos que no permiten vislumbrar la gravedad de la violencia de género.

 

APA : ¿Los recientes casos de violencia contra la mujer, tienen un boom mediático el día que suceden y durante el desarrollo de la noticia; cómo opinan usted que podría dársele un seguimiento verdadero a estos casos para que no queden en el olvido.

L.C : Es necesario que en primer lugar se llame a la violencia contra las mujeres por su nombre. Aunque ha reducido, aún vemos noticias que hablan de crímenes pasionales, lo cual disfraza la violencia y no permite comprender su sistematicidad. De otra parte, es importante que se ponga el foco en el acceso a la justicia de las mujeres. En efecto conocemos muchos casos, pero nunca nos enteramos si los agresores fueron ciertamente condenados o si las mujeres fueron realmente protegidas.

También es necesario comprender la violencia de género como un fenómeno que afecta al 51% de la población Colombiana, y no como casos aislados de sujetos enfermos o locos, sino que se sustenta en la discriminación histórica que viven las mujeres.

 

APA : ¿Algún mensaje para esas miles de mujeres que siguen sometidas a cualquier tipo de violencia para que denuncien.

L.C : Todas las mujeres tenemos el derecho humano a vivir libres de discriminación y de toda forma de violencia, ya sea esta psicológica, física, sexual, económica o patrimonial. Ninguna violencia en nuestra contra es aceptable, justificable; no somos culpables ni responsables por las agresiones que vivimos. Las autoridades tienen la obligación de prevenir, investigar, juzgar y sancionar la violencia contra las mujeres, así como brindar la protección adecuada.

 

 

 

 

Similar Articles

Deja un comentario

Top